miércoles, 16 de febrero de 2011

Big Bang! ese Bang! tan mortal...

Cuando estamos enamorados de todo eso ajeno, de toda esa buena maldad de nuestra persona correspondida, cuando nos empapamos, cuando nos perdemos en ello, nos acostumbramos y nos desbordamos de amor en todo su esplendor, en nuestra cúspide; pronto caemos en picada y sin probabilidad de retorno. Cuando el amor acaba. 


Y ahí estaban, los primeros tórtolos que vi caer, se dieron por vencidos y soltaron sus manos, manchados de toda esa monotonía, los vi perder. No lo pude comprender entonces. Muchos años, a decir verdad desde que nací, los vi apapacharse, motivarse, apoyarse, amarse, ese gran show, y de un tiempo acá, se declararon vencidos.
Algún día estuve escuchando esa conversación típica de vencidas y den entre la conversación surgió esa frase de: "el amor se termina"... me exalté!, de pronto no paraba de preguntar para tratar de descifrar el "¿por que?": No lo entendía, puesto que a esas vencidas las conocí como amantes irremediables y ahora se mostraban escépticas. Mis heroínas vencidas habían logrado tal pánico a enamorarme por miedo a que todo terminara que bastante duré sin hacerlo.
Tiempo después sin pensarlo ahí estaba: amando, "entrando al juego", y a decir verdad no lo había notado. Todo era tal cuál pintaba: tropezando y levantándonos. Ya sabíamos los pasos, un dos tres, un dos tres, superando dificultades cuál baile, alcanzando grandes ritmos hasta que la canción se nos acabó, ¿por qué tanto silencio ahora? ¿por qué no podemos retomar ese ritmo? ¿por qué nos pisamos? . Ya iba comprendiendo toda aquella frase...
Y varias veces lo he experimentado recuerdo, querer tanto a las personas y de pronto no... sin explicación alguna. El amor termina, y todo se hunde; he llorado, me he molestado,  me he deprimido, he gritado, me he embriagado, he rogado!, y probablemente varias cosas mas... pero descubrí que todo eso y nada, jamás han podido dar resultado para que el amor regrese. No funciona!, te quieren o no, solo así.

No hay comentarios.: