jueves, 17 de febrero de 2011

Big Bang! tengo fe en lo renovable de este vicio

Lo odias, lo experimentas, te gusta, lo disfrutas, te enajenas, sufres y vuelves a odiarlo. Es así, ocurrente y sin tacto, lo llaman Amor... y mientras no hallemos al verdadero, nos traerá enviciados, intentando una y otra vez hallarlo... 
"Prométeme que a pesar del tiempo y las dificultades, jamás dejarás de creer en el Amor", es lo que alguna vez escuché que me aconsejó mi corazón, justificando que gracias a ese tal Amor; mi corazón latía.

Conocemos el ciclo, y a pesar de ello, en absoluto lo nombraría monótono, ya que cada persona trae las mejores buenas nuevas moralejas a tu vida.
Sabemos conquistar, desde palabras dulces, los detalles, los paseos, los cumplidos!... así como también hemos aprendido a abandonar la carrera con nuestras domingueras "no eres tu soy yo", una carta de despedida, por culpar distancias y/o tiempo, millones de tácticas o simplemente tirar la toalla por no saber amar y cosas por el estilo. Y lo mas humano, hemos aprendido a curarnos; nuestra temporada de duelo con un mp3 de la música mas dolorosa del mundo, cuántas borracheras, nuestra ira despierta difamando a quien nos la hizo, la ultima lucha contra nuestro oponente, o la ultima lucha del "chance y regresamos", tantas y tantas historias que podríamos contar que pasamos, y que afortunadamente en su mayoría fueron con compañía.
De todo nos pasa, y todo tenemos que aprender, y con suma atención si se trata de amor. Todo depende de cada uno de nosotros, si quieres encontrar un verdadero amor; te diré que hay quienes viven para contarte que el que busca encuentra, pero si de lo contrario a esta altura de tu vida estás siendo escéptico... entonces con tristeza te confesaré que es una total patraña. Lo cierto es lo que tu creas, lo cierto es que yo le entraré al desafío, aceptando que es válido decir que me enamoré otra vez, y aceptar cuando fracasé, porque es cierto que me envicié tanto como que ahora late mi corazón y me dice una y otra vez que no deje de creer, que lo haga por el bien de él, por mi.. por los dos.


No hay comentarios.: