lunes, 5 de marzo de 2012

dolor...


El dolor más largo del mundo ni siquiera existe... de hecho lo vamos creando por la "culpa" de alguien más,
mediante acostumbrarnos a su piel, a sus brazos, sus besos, fijándonos en su vida.
Complementándolo con necesitar de sus ojos, su sonrisa, su voz... Y sucede una necesidad que no existe, no es real. Y no es agua, no es aire, no es sangre!...
Pero irónicamente es sed, es asfixiante, letal... es la falta de alguien al final, para la cual nosotros quizá ya no existimos.

No hay comentarios.: