lunes, 30 de abril de 2012

por siempre

Después de superar  lo dura que eres para aceptar amistades, tu desconfianza para aceptar compañía hasta que te resignaste por culpa de mi insistencia; ni yo sabía que tiempo después te ibas a convertir en parte importante de mi vida, o que podrías ser una gran motivación, pero te conocí; como buena estudiante, matando clases, lo divertida, lo seria, lo pensativa, me ayudaste a reír, nos hicimos enojar, nos soportamos molestas, tomaste mi mano, disfruté tus abrazos, superamos peleas, aguanté tu indiferencia, nos perdonamos, caminamos juntas, rodamos en el pasto, conocí tu puño, tu comida, color y cosas favoritas, te conocí, indecisa, llorando y siendo feliz, haciéndome feliz...
supe que podías ser cursi, que no habría persona más leal, nos metimos en problemas, salimos de ellos, conocí  a tus galanes, soportaste a mis "tropiezos", aprendimos que no teníamos que tener cosas en común para poder estar juntas, intentamos correr juntas, no te pude alcanzar...te conocí durmiendo, supe que robas las cobijas, te conocí despertando, nos alejamos y superamos distancias y tiempo, comprendimos que cambiamos y que nos tenemos que tener paciencia, que nuestras cosas favoritas no siempre son las mismas, nos entendimos, nos supimos apoyar, nos seguimos comunicando, llegamos a "no saber qué hacer", nos confundimos, fortalecimos lazos, de entre muchas cosas que jamás terminaría de escribir. Y muchas cosas que nos faltan por vivir, porque aunque no siempre pueda estar contigo, te llevo presente, pues unes mis remiendos de vida desde entonces.
Ya todos abandonaron los viejos pasos con vida, todos se dedican a añorar sus ayeres solamente y por otro lado ya se quieren comer al mundo sin saber ser adultos, pero intentando serlo. A mí no me urge serlo, es lo que menos quiero, es lo que menos puedo, mi amigo el bebé no me lo perdonaría, porque aunque termine con el cuerpo adolorido (pues tal parece que divertirse hoy ya no es divertirse como antes); él necesita una compañera de juegos que lo acompañe a hacer sus travesuras, que corra tras él, alguien con quien balbucear, por lo menos en lo que entra al jardín de niños y me reemplace, por lo menos en lo que en mi familia nace un nuevo integrante, un nuevo bebé, un nuevo mejor amigo que no me permita ser grande....