viernes, 27 de diciembre de 2013

Por más que diga que éste cuerpo detesta la monotonía; la verdad es que ama el repetitivo beso, el inusual que eriza la nuca, que hace palpitar todo el cuerpo que hasta tiemblas que detiene el tiempo, un beso que se extraña porque también es caricia porque se siente en alguna parte del alma, que te hunde en pensamientos suaves, la monotonía del beso que siempre se da en automático esperando que en una de esas; sea éste beso del que hablo, el mismo que no sólo trae recuerdos sino que aseguro que nos lleva al tiempo del primer beso que me enamoró de ti

No hay comentarios.: