martes, 21 de junio de 2011

Despideme de ti

"Mucho de ti me pertenece, pero te dejaré conservar algunas cosas, ya que nunca te pudiste hacer de nada mío, no te ganaste nada de mi al final"

Ahora que se hace presente esa linea que marca una separación, supongo que es justo que nos regresemos lo que nos pertenece, las cosas que nos dimos, pero que no nos podemos quedar. En primer instancia: tus ojos me pertenecen porque yo los moldeé a que tuvieran esa mirada que tanto presumes cuando estás feliz, porque ellos nunca me engañaron y además sinceramente no creo que encuentres a nadie que los idolatre como yo, tu sonrisa quédatela porque siempre supe que era falsa, nuestras manos nos las devolvemos, aunque esto es fácil puesto que nunca me diste tus manos cuando las necesité y pues no te dejaré las mías.
Te regreso tu voz engañosa con la que construiste esta mentira porque no la necesito y dame a cambio los cumplidos dichos, las canciones que te dediqué en voz baja, regresame toda la voz que desalentaste poco a poco para que te dejara de mencionar. Regresame el tiempo y mi pensamiento en forma de distancia, desaparece un poco de mi, las caricias y abrazos, los doy por perdidos, no quiero nada de eso de vuelta. Y en un punto mas significativo, pido de vuelta todos mis besos y toda su sinceridad, en uno solo, en un beso de despedida, porque con esto quiero llevarme algo mas importante: quisiera llevarme al menos un buen recuerdo de ti.

sábado, 18 de junio de 2011

Amargo decepción

"He perdido una poca de esperanza, porque tanta he guardado deseando tu regreso, que he notado que cae de peso en mis bolsillos que se rompieron un poco y al andar..."

Ya sabía que no estarías de vuelta, porque lo noté al acercarme un poco mas a tus ojos, después de dudar de tu falsa sonrisa, pero como a todo amor, es preciso creer en sus palabras.Te fuiste y al día siguiente y a los siguientes te frecuenté con tu permiso, en un falso vínculo sin sabor. E insípidos fueron a continuación mis supuestos días contigo, y una vez mas y por amor dejé atrás mi preciado don de degustar la vida a cambio de la falsa que me proporcionabas.
Hace poco recordé en sueños cuanto es que me gusta el dulce, y al despertar al buscar en mi alacena, descubrí que ahí estaba aún toda la dulce vida, y encontré varios sabores mas, un amargo entre ellos, amargo decepción. Después, salí a caminar mientras te iba recordando, procurando olvidar tanto amargo que decidí juntarte en uno solo recuerdo con algunos de los buenos momentos, y simplemente guardarte, en algún lugar donde te merecieras, donde no te tuviera presente, pero tenerte.
Y ahí te guardaré aunque no regreses, y quizá me disponga a estar ahí también pero prefiriendo que no, porque he decidido no olvidarte , pero sin olvidarme a mi.

lunes, 6 de junio de 2011

Vivamos en lo extraordinario

"¿Ahora cómo dices todo lo ya descrito sin tener que recurrir a lo ordinario? Con todos expresándose tan igual.¿Cómo sorprenderte? y robarte una nueva sonrisa, una especial, fabricada con hechos extraordinarios, dignos de mi amor por ti, que por nada se comparan con los del resto."


A veces temo mucho de lo perfecta que es tu compañía, de tan perfecta presencia que me provoca desbordar cierto tipo de mariposas inquietas dentro de mi, temo que no sea real, que todo sea un sueño, me hace dudar, y estúpidamente hace comportarme como cobarde, y alejarme...
Hasta que me vuelves a encontrar, en los momentos mas adecuados como cuando solo tengo soledad, cuando me acompaña mucha tristeza, incluso cuando no puedo encontrarme. No podría explicar tan atinada personalidad, ni podría explicar cuánto siento a veces que no te podría merecer, porque no puedo expresarte cuán incalculable es lo que me provocas, no al menos en tan ordinarios versos, ni en ordinarias frases, me gustaría expresarte lo mas acorde posible este sentimiento tan inusual, que aseguro nadie podría igualar.
Si no hay respuesta en tantas invariedades, haré la mas significativa hasta ahora: dejaré la tan pesada cobardía a un lado, para fabricarte un mundo que en nada se asemeje a este, que rebase tus expectativas, para hacerte feliz, y entonces sonrías, y me hagas vivir... y vivir en lo extraordinario por ti.